Quantcast

Por qué no tiene nada de malo dar el pecho en público y como responder si existiera conflicto

Fernanda Beccaglia | 10/8/2014, 8 a.m.
Por qué no tiene nada de malo dar el pecho en público y como responder si existiera conflicto
Lo cierto es que darle de comer a tu bebé no puede esperar; la naturaleza no espera. Esto es de poner en una balanza lo que es prioridad. |

Dar el pecho es un acto totalmente normal y natural, pero darlo en público se ha tornado en una controversia nacional que ha generado todo tipo de situaciones incluyendo la discusión de si es o no apropiado hacerlo.

Si eres de quienes se ha sentido incómoda en público confrontando la necesidad de darle de comer a tu bebé, no estás sola y aquí hallarás unos consejos para guiarte en qué hacer para evitar confortamientos y sobre como responder llegado el momento.

Pero antes que nada quiero que sepas y tengas en cuenta que la ley federal está de tu lado y que no importa lo que te hayan dicho o digan sí puedes darle el pecho a tu bebé en público.

Lo otro a remarcar es que legislaciones recientes han aprobado también que las madres den el pecho en lugares o propiedades federales permitiendo así que las madres den el pecho en sus descansos de trabajo.

También incluye otros puntos como el que los centros de cuidado deben proveer con lugares para que puedan hacerlo; que las madres que están lactando están exentas del deber de jurado; y que las madres que dan el pecho en público también están exentas de ser juzgadas legalmente por exposición indecente.

Ahora que conoces tus derechos, veamos con criterio y objetividad el por qué no tiene nada de malo darle le pecho a tu bebé en público.

Para muchos es un tema de privacidad y de preservar lo que pueda verse como un acto “sagrado” y muy personal. Lo cierto es que darle de comer a tu bebé no puede esperar; la naturaleza no espera. Esto es de ponerle en una balanza a lo que es prioridad y hacerlo de la manera que más se adapte a la sociedad que, en búsqueda de un balance, cae del otro lado.

Darle el pecho a tu hijo es un privilegio y una bendición; es algo que es absolutamente necesario para su crecimiento y desarrollo, no sólo físico sino mental y emocional.

Además, es el momento de unión y relación con tu bebé. Algo, como dije antes, absolutamente natural que debe ser tratado y honrado como tal.

El dilema actual es qué tanto las madres se cubren o deben cubrirse al dar el pecho.

Para evitar conflictos, miradas o comentarios, opta por la opción disimulada, desapercibida y cubierta sin llamar la atención, donde hasta cubras y protejas la privacidad de tu bebé. Dar el pecho es un acto de comunión y unión trascendental entre tú y tu hijo que nadie más tiene que ser parte, sólo tú y él. Cubrirte y hacerlo de una manera natural y disimulada es la mejor manera de evitar conflictos.

Ahora que sabes que legalmente estás en todo tu derecho de hacerlo y que además no tiene nada de malo, aquí tienes unos consejos útiles de como evitar y confrontar posibles conflictos, y de darle el pecho a tu bebé en público con tanta comodidad como cuando estás en tu casa:

  1. Vístete cómoda y con ropa para dar el pecho, es decir que sean de fácil acceso y poca exposición.
  2. Antes de salir de tu casa, practica frente al espejo para ver cuánto dejas ver y si te sientes cómoda con eso. Si no te sientes cómoda, práctica otros ángulos como de costado hasta hallar la que te funcione. Recuerda que si tú no estás cómoda tampoco lo estará tu bebé.
  3. Coloca una frazadita, chal, o poncho sobre tus hombros para cubrir la cabecita del bebé. O si te sientes cómoda usando un cabestrillo, deja que el bebé lacte de ahí y usa el exceso de material para cubrirlo.
  4. Si fuera posible, busca el lugar para dar el pecho antes de necesitarlo—un rincón, vestidor, cabina, etc. Muchos lugares públicos ofrecen lugares especiales para dar el pecho, no pierdes nada con preguntar.
  5. No dejes que tu bebé pase hambre y comience a llorar. Es mucho más fácil estar preparado y dar el pecho con discreción en especial cuando ambos están calmados.
  6. Recuerda tus derechos como madre para defenderte y defender a tu bebé. Para más información sobre el estado específico en donde vives, visita lalecheleague.org.
  7. Por último, una actitud serena, calmada y segura sumada a la discreción es la clave de disfrutar la libertad de darle el pecho a tu bebé en público. La seguridad en ti misma que transmitas es el secreto para lograrlo. Cuánto más lo practiques más segura te sentirás.

Comparte tus ideas y experiencias: ¿Qué piensas de dar el pecho en público? ¿Te has hallado en alguna situación incómoda?