Quantcast

Estiramientos de yoga post-ejercicio

yourBuddhi | 10/7/2014, 5 p.m.
Estiramientos de yoga post-ejercicio

Esta secuencia sencilla de posturas estira los tendones de la corva, los cuádriceps, la parte baja de la espalda y las caderas. Es la manera perfecta para terminar después de hacer jogging, montar en bicicleta u otro ejercicio. Toma 10-15 respiraciones profundas por la nariz en cada postura. La inhalación crea espacio y expande el cuerpo mientras que la exhalación te ayuda a estirar más.

Empieza con la posición perro boca abajo:

photo

• Ponte a cuatro patas

• Levanta las rodillas mientras empujas con las manos y los brazos estirados, trae el cuerpo a una postura de ‘V’ invertida

• Presiona el pecho suavemente hacia los muslos y deja descansar la cabeza

• Dobla las rodillas si es difícil presionar el pecho hacia atrás

• Mécete de un talón al otro para aflojar los tendones de la corva

Pon un pie entre las manos y estira y apoya hacia atrás la rodilla trasera en la colchoneta para una estocada corta:

photo

• Mueve las caderas hacia delante para estirar el músculo flexor de la pierna trasera

• Alarga la columna vertebral y descansa suavemente en las puntas de los dedos

Levanta los brazos hacia arriba como para tocar el cielo con ambos brazos:

photo

• Pon peso en el pie delantero para que no se colapse tu peso hacia adelante

• Alarga los brazos hacia el cielo, separando los dedos y poniendo los brazos un poco detrás de las orejas

• Mantén la postura con el pecho levantado mientras sientes las caderas caer hacia el suelo

Pon las puntas de los dedos al lado del pie delantero manteniéndolo derecho en medio-splits:

photo

• Nivela las caderas sobre la parte trasera de la rodilla

• Pon las manos debajo de los hombros y alarga la columna vertebral

• Estira los dedos de los pies hacia ti y estimula el cuádriceps de la pierna delantera

• Dóblate sobre la pierna delantera sin encorvar la columna vertebral

Termina con la Postura de la paloma:

photo

• Coloca el pie para que cruce la colchoneta y pon la espinilla en la tierra

• Levántate en las puntas de los dedos y mantén las caderas en el suelo

• Alarga la columna vertebral y mantén el pecho levantado mientras relajas los hombros apartándolos de las orejas

Para las últimas cinco respiraciones, dóblate sobre la pierna delantera:

photo

• Sáltate la postura de paloma si es incómodo para la rodilla delantera

Vea más en YourBuddhi