Quantcast

Cómo tener un regreso a clase sin estrés ni pánico

Fernanda Beccaglia | 8/13/2014, 2 a.m.
Cómo tener un regreso a clase sin estrés ni pánico

Agosto puede ser un mes complicado tanto para los padres como para los niños. Y también un mes de “volver a la normalidad” porque los chicos vuelven a sus horarios regulares y no tienes que estarles atrás con actividades y cuidados extras.

Sin embargo el regreso de clase acelera el ritmo de todos a todo nivel. El miedo y la ansiedad por la llegada del comienzo de clases, y la tristeza de que el verano llega a su fin son emociones que causan estrés en toda la familia. Y mientras se hacen todos los preparativos para el regreso a clase, los padres pueden sentirse bajo la presión y el estrés que llega como consecuencia de lidear con las necesidades de los niños, así como el cambio de rutina y horario, el trabajo diario y las tareas escolares.

Pero el regreso a clase no tiene que ser agobiante. Ayudar a tus niños es parte de ayudarte a ti misma y así comenzar el año escolar sin estrés tanto para ti como para ellos. Aquí tienes una guía ayuda para sobrellevar los obståculos más comunes del regreso a clase.

Crea prioridades

• Mantén la calma. Un año escolar nuevo ya es causa suficiente de estrés y de emociones encontradas. Las emociones de tu niño pueden fluctuar mucho—desde miedo, excitación hasta anticipación y ganas. Si mantienes la calma ayudarás a no elevar el estrés de tu niño, le infundiarás confianza y seguridad a tu niño al mismo tiempo que estáras enseñándole que los cambios en la vida no tienen que ser estresantes ni temidos, sino llevados con naturalidad orgánica.

• Habla con tu hijjo. Ayúdalo a que encuentre el espacio para compartir sus miedos, preocupaciones y expectativas sobre su regreso a clase. Habla con él antes de que las clases comiencen y continúa haciéndolo por las primeras semanas de clases o hasta que veas que haya tomado el ritmo natural.

• Planea tiempo para pasar en familia. Crea la base sólida para brindarle a tu niño el soporte y solidez que necesite siempre. Organiza tiempo para relajarte en familia. Coman juntos cuando sea posible y trata, de por lo menos una vez a la semana, de hacer algo especial.

Cuando de dinero se trata

• Revisa tus gastos y crea prioridades. Los gastos del regreso a clase— en ropa, libros, comida, y útiles escolares — implican un gasto más y sólo es el comienzo del año escolar porque luego con actividades, viajes, fotos, actividades deportivas, etc. los gastos se suman sin darte cuenta. Da prioridad a los gastos antes de ir a la tienda.

• Diferencia entre “lo quiero” y “lo necesito”. Haz una lista de los artículos básicos necesarios, pero trata de ser lo sufiencetemente flexible como para darle el gusto a tu niño en algo especial que quiera.

• Crea un presupuesto. Al hacerlo, crea en los gastos inesperados que siempre parecieran surgir por arte de magia, en especial los que están relacionados con el rápido crecimiento de los niños y el pago de esos artículos extras.